dimecres, 10 de març de 2010

Rima IV

No digas que, agotado su tesoro,
de asuntos falta, enmudeció la lira;
podrá no haber poetas, pero siempre
¡habrá poesía!


Mientras las ondas de la luz al beso
palpiten encendidas;
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista;
mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías;
mientras haya en el mundo primavera,
¡habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance
las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que el cálculo resista;
mientras la humanidad, siempre avanzando,
no sepa a dó camina;
mientras haya un misterio para el hombre,
¡habrá poesía!


Mientras sintamos que se alegra el alma,
sin que los labios rían;
mientras se llore sin que el llanto acuda
a nublar la pupila;
mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan;
mientras haya esperanzas y recuerdos,
¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflegen,
los ojos que los miran;
mientras responda el labio suspirando
al labio que suspira;
mientras sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas;
mientras exista una mujer hermosa,
¡habrá poesía!


Gustavo Adolfo Bécquer

2 comentaris:

  1. Sencillamente increible, creo cualquier amante de la poesía es incapaz de no sentirse euforico tras la lectura de semejante poema, desde luego Bécquer era un autentico genio, será dificil, por no decir imposible, que alguien llegue a superarlo, al menos en su faceta expresiva.
    Poeta con Jeta/Culteranista Gongorino

    ResponElimina
  2. Indudablemente serías capaz de hacerlo (un soneto "gallguesco") tienes una capacidad bastante prodigiosa, quizás te costaría el tema de la métrica(risueñamente), completamente resoluble, sino mírame a mi, aún me equivoco.
    Culteranista Gongorino/Poeta con Jeta

    ResponElimina